‘Calçots’ gracias a la ‘meteo’ de la tele

‘Calçots’ gracias a la ‘meteo’ de la tele

Cuando es hora de el espacio del Tiempo en la televisión y se informa de la previsión meteorológica para el fin de semana, Albert Bou reconoce que está muy atento. De hecho, como él, muchos otros agricultores y también espectadores dedican su atención a lo que se explica. Dirigen los ojos hacia las isobaras y los iconos de sol, nubes y lluvia sobre los mapas que se muestran. Y si lo que se espera es, por ejemplo, lluvia, al que no le gusta se le antoja que quizás aquella línea que parece atravesar su pueblo, tal y como se perfila da un cierto margen para un poco de sol.

Sucede que si el jueves se anuncia lluvia, Albert ya sabe que no cosechará calçots. Porque no recibirá pedidos. Si por el contrario, todo apunta a mediodías soleados, tanto del sábado como del domingo, entonces, como un reloj, en la tarde del jueves comienza a recibir peticiones de sus clientes para que coseche y reserve decenas de manojos de esta popular planta. Porque habrá ‘calçotada’ el fin de semana.

Los ‘calçots’ son un cultivo que se empezó a introducir en el Baix Llobregat hace más de 20 años y que se ha adaptado bien. Albert Bou fue de los primeros agricultores del Parque Agrario en cultivarlos. Dice que siempre le ha gustado experimentar y probar cosas nuevas y el ‘calçot’ fue una de ellas.  A diferencia de otros agricultores, nunca los riega. Dice que de esta manera consigue que sean más dulces. “Además, así se cuecen y no se hierven”, apunta.

También tiene otra ventaja: menos agua también implica menos tratamientos fitosanitarios, ya que los reduce la humedad y hay menos riesgo de hongos. Desde noviembre que los recoge, controlando las temperaturas y el crecimiento de las cebollas que no s’espiguin, y va haciendo reservas en su finca, en Can Coracero, en Sant Boi, con la ayuda de su padre. Vende una parte a los mercados de payés de la comarca: Sant Boi, en la Colonia Güell y en Can Mercader de Cornellà.

Fotografies: Orgull de Baix.

Las Agrupaciones de Defensa Vegetal (ADV) y los agricultores aumentan el control sobre las cosechas

Las Agrupaciones de Defensa Vegetal (ADV) y los agricultores aumentan el control sobre las cosechas

Agricultores y técnicos de l’Agrupació de Defensa Vegetal (ADV) del Baix Llobregat de Huerta y de Fruta incrementan los controles y el seguimiento de las cosechas en favor de la calidad sanitaria. Los relojes biológicos están bien activos y el trabajo de campo de los técnicos -ingenieros técnicos agrícolas y biólogos- se hace más evidente ante el avance de la aparición de los parásitos o plagas que podrían dañar los cultivos.

Hacen mas controles y los técnicos están muy encima por si hay que aplicar tratamientos y cuáles se deben tener en cuenta. La ADV de Huerta dispone de 3 técnicos que asesoran a los agricultores sobre un total de 150 hectáreas. La de frutales, con otros 2 técnicos, supervisa un área de 450 hectáreas. Es un servicio que contratan los agricultores y está bonificado por la administración.

Temperaturas moderadas y humedad son terreno abonado para los hongos. Y las orugas, pulgones y las moscas que pican huerta o frutales no están dormidas. Es trabajo de los técnicos de la ADV asesorar a los agricultores -que se constituyen en socios de la Agrupación al Baix Llobregat- en el seguimiento de los parásitos habituales de los campos e indicar los tipos de tratamiento fitosanitario que se puede utilizar, minimizando el uso de productos agroquímicos en agricultura integrada, y señalando el uso de productos naturales en el caso de la ecológica. Los técnicos también realizan tareas de investigación, algunas solicitadas por los mismos agricultores, otros propuestas por el mismo equipo de profesionales, y todos sus trabajos se pueden consultar on line en la web de la ADV (Fruta).

Fotografías cedidas por los tècnicos de la Agrupación de Defensa Vegetal (ADV) del Baix Llobregat.

 

La alcachofa es la protagonista en la cazuela

La alcachofa es la protagonista en la cazuela

Confitada, cruda, a la plancha, en tempura, hervida, a la brasa, salteada … La alcachofa se presta a todo tipo de elaboraciones en la cocina. Es la protagonista absoluta de la temporada (y a mucha distancia el calçot … como actor secundario). La alcachofa (Prat) del parque agrario es buena por muchos motivos: porque crece en una tierra rica en minerales -es tierra aluvial, goza de un microclima que la protege y puede llegar, del campo a la mesa, en muy poco tiempo.

La preparación en la cocina admite muchas posibilidades. Mingo Morilla, chef del restaurante Cal Mingo de Viladecans, cuando llega la temporada abre una carta expresa para la alcachofa: en carpaccio con sardina marinada y piñones, en tempura y romesco -la más demandada por sus clientes- salteada con gambas y calamares, en puré y con naranja acompañando un secreto ibérico, en salsa de almejas, jamón y judías de Santa Pau, con pies de cerdo, con virutas de foie y huevos rotos …

Os ha abierto el apetito? Pues os informamos que Morilla no es un caso aislado. Forma parte del colectivo de restauradores ‘Cubat’ que proponen una cocina elaborada principalmente con ingredientes locales del Baix Llobregat. Este grupo, junto con el colectivo Quinto Tapa, promovido desde la Asociación de Gastronomía y Turismo del Baix Llobregat, son las dos grandes iniciativas gastronómicas que quieren dar valor al producto del Parque Agrario que han surgido en los últimos años y que están revolucionando la gastronomía del Barcelona. El Consorcio del Parque Agrario fomenta directamente la producción agrícola de la comarca con la colaboración del colectivo gastronómico “Sabores de la Huerta“, con la participación de cuarenta conocidos restaurantes de toda la comarca que trabajan con el sello “Producto Fresco” del Parque Agrario. Una cocina promovida por expertos restauradores y que se basa en el producto local, de proximidad y de temporada. “Una cocina arraigada a su tierra”, pregona su eslogan, tradicional o bien creativa.

Fotografías: Orgull de Baix.