Santa Coloma de Cervelló crea una bolsa de tierras para que las cultiven nuevos payeses

Santa Coloma de Cervelló crea una bolsa de tierras para que las cultiven nuevos payeses

Hace ahora un año que el equipo de gobierno de Santa Coloma de Cervelló consiguió que 35,94 hectáreas de suelo agrícola de montaña de su término municipal pasaran a formar parte del Parque Agrario. Así, se aseguraba la misma protección legal que el resto de las fincas del Parque dedicadas a la agricultura.

A la izquierda de la imagen, las dos extensiones de tierra de Santa Coloma de Cervelló que forman parte del Parque Agrario del Baix Llobregat. El Ayuntamiento se propone que se cultiven de nuevo.

Era la primera vez que unos campos discontinuos conseguían ser considerados territorio del Parque Agrario, pero lo más importante es que el acuerdo se alcanzaba por la vía de asegurar el mantenimiento de la agricultura “ante la presión urbanística”, asegura el concejal Alfonso Muñoz, promotor de la iniciativa dentro del equipo de gobierno y concejal de Promoción Económica. De las tierras ahora protegidas, el 50% se encuentran abandonadas, mientras que en el resto todavía se trabajan.

Es el inicio de una aventura, ya que sigue abierta a nuevos participantes. El Ayuntamiento de Santa Coloma quiere atraer nuevos agricultores que arrienden las tierras a los propietarios y las vuelvan de nuevo productivas. Una de las ideas es crear una bolsa de tierras y ponerla a disposición de quien las quiera cultivar. Una cooperativa o un asociación de propietarios son dos propuestas que hay sobre la mesa.

Agricultura de montaña

Como es tierra de montaña, la agricultura que se puede hacer es de frutales, olivos, almendros … Alfonso ya está trabajando para que esta iniciativa se acompañe de la financiación necesaria para que las tierras dispongan del agua precisa para el riego y para poner las tierras en producción.

La idea es que los terrenos reservados recuperen su uso agrícola por parte de nuevos payeses.

Esta bolsa de tierras es consecuencia de que no ha habido un relevo generacional por parte de la mayoría de campesinos que se dedicaban. Muchos se han jubilado y no ha habido continuidad. Así, la mitad de estas tierras esperan que alguien las despierte para hacer nuevos cultivos.

Alfonso Muñoz, concejal de Promoción Económica del Ayuntamiento de Santa Coloma de Cervelló y promotor de la recuperación de terres para que se cultiven de nuevo.

Las 36 hectáreas se encuentran diseminadas entre el Pla de l’Entorn y Can Salgado de Santa Coloma de Cervelló. La gran parcelación del terreno -hay una treintena de propietarios- ha hecho más complejo el lanzamiento de la iniciativa aunque el regidor es optimista respecto al futuro. “Si se ha llegado a este punto, otros obstáculos se podrían salvar con la misma tenacidad negociadora y con una propuesta clara de uso como la que se ha acordado con el Parque Agrario”.

La escuela de payés y la marca ‘Cereza del Baix Llobregat’

Mientras se avanza en la puesta en marcha del banco o bolsa de tierras, Alfonso Muñoz ya ha planteado un nuevo proyecto ligado a la productividad de las tierras ahora protegidas: crear una escuela de payés para formar a los aspirantes a nuevos agricultores, que podría estar gestionada por el Ayuntamiento, el Parque Agrario y los mismos agricultores que son sus propietarios. La propuesta apenas comienza andar.

La otra idea que se está promoviendo tiene que ver con la comercialización de las cerezas del Baix Llobregat. Es un fruto que se cultiva en el norte de la comarca y tiene una gran calidad y reconocimiento entre los consumidores. Por ello, lo que ahora se plantean varios municipios productores es un paso más el marketing del producto, y formalizar una realidad: crear la marca “Cereza del Barcelona”. Si había pensado que ya existía esta marca, no vaya equivocados del todo. Pero es en la mente y en el paladar que está ahí. Los ayuntamientos de Santa Coloma de Cervelló, San Clemente, Torrelles, Sant Vicenç dels Horts y El Papiol se han puesto manos a la obra para dar pasos en esta dirección junto con el Parque Agrario, para apoyar el valioso patrimonio agrario de este producto.

Un ensayo de la ADV de Frutales del Parc Agrari encuentra el mejor abono para la agricultura ecológica

Los agricultores que se dedican a la agricultura ecológica en el Parc Agrari del Baix Llobregat habían planteado a menudo los técnicos de la Agrupación de Defensa Vegetal (ADV) del Parque Agrario sus dudas sobre cuál puede ser el mejor abono orgánico para la tierra. Ante los interrogantes, Albert Lacunza, uno de los técnicos de la ADV Frutales, con la colaboración de Mauri Gómez, responsable de mantenimiento de los espacios verdes de Can Comas, decidió investigarlo poniendo en marcha un estudio.

Los compuestos se aconsejan tanto en agricultura integrada como orgánica. Ahora bien, en el parque agrario la cabaña ganadera ha desaparecido y no hay lugares donde dispongan de estiércol. Además, como explica Albert, sobre los abonos orgánicos es necesario prever que, bien pueden resultar muy beneficiosos, bien pueden ser muy perjudiciales. Hay que sumar el hecho de que tan importantes son los ingredientes del abono como la manera de elaborarlo. A partir de estas premisas, inició el pasado diciembre un ensayo comparativo de diferentes compuestos para la agricultura ecológica, financiado por el Parque Agrario. Recientemente, ha terminado su estudio con la recepción de los análisis por parte de la Universidad de Barcelona y próximamente publicará los resultados en la web de la ADV fruitsdelbaix.cat.

Coles para las pruebas

Para el ensayo usó coles, aprovechando la temporada. Como sustrato, arena de construcción, un material inerte, de forma que su extrapolación a un suelo fértil tendría unos resultados iguales o mejores. Comparó los siguientes compuestos: humus de lombrices, que además de fertilizar es eficaz para recuperar tierras degradadas por sobreexplotación; otro elaborado a partir de estiércol de ternera por parte de una empresa berguedana; uno procedente de fracciones orgánicas de residuos de una planta de tratamiento de la comarca, y finalmente un compuesto fermentado (Bocashi) elaborado, por ejemplo, con estiércol, cascarillas de arroz, tierra, paja entre otros elementos, y que puede ser elaborado por el mismo agricultor en 15 días (aunque requiere dedicar tiempo).

Los resultados han dado como ganador el abono elaborado con estiércol de ternero: no sólo aporta nutrientes al suelo sino que también es de los mejores fertilizantes. Ahora, este ensayo se hará de nuevo utilizando como sustrato tierra del parque agrario. Además, en algunas fincas los agricultores han reservado también un espacio para la experimentación. Si hablamos de costes, hay que apuntar que todo agricultor invierte una media de 3.000 a 6.000 euros anuales por hectárea en fertilizantes, subraya Albert. La aplicación del abono ganador del ensayo puede tener un coste de 500 a 1.000 euros por hectárea y año y además contribuye a la doble función de mejorar el suelo y ser un buen fertilizante. Conclusión?

Fotografías: Albert Lacunza / ADV Fruiters Baix Llobregat.

Las Agrupaciones de Defensa Vegetal (ADV) y los agricultores aumentan el control sobre las cosechas

Las Agrupaciones de Defensa Vegetal (ADV) y los agricultores aumentan el control sobre las cosechas

Agricultores y técnicos de l’Agrupació de Defensa Vegetal (ADV) del Baix Llobregat de Huerta y de Fruta incrementan los controles y el seguimiento de las cosechas en favor de la calidad sanitaria. Los relojes biológicos están bien activos y el trabajo de campo de los técnicos -ingenieros técnicos agrícolas y biólogos- se hace más evidente ante el avance de la aparición de los parásitos o plagas que podrían dañar los cultivos.

Hacen mas controles y los técnicos están muy encima por si hay que aplicar tratamientos y cuáles se deben tener en cuenta. La ADV de Huerta dispone de 3 técnicos que asesoran a los agricultores sobre un total de 150 hectáreas. La de frutales, con otros 2 técnicos, supervisa un área de 450 hectáreas. Es un servicio que contratan los agricultores y está bonificado por la administración.

Temperaturas moderadas y humedad son terreno abonado para los hongos. Y las orugas, pulgones y las moscas que pican huerta o frutales no están dormidas. Es trabajo de los técnicos de la ADV asesorar a los agricultores -que se constituyen en socios de la Agrupación al Baix Llobregat- en el seguimiento de los parásitos habituales de los campos e indicar los tipos de tratamiento fitosanitario que se puede utilizar, minimizando el uso de productos agroquímicos en agricultura integrada, y señalando el uso de productos naturales en el caso de la ecológica. Los técnicos también realizan tareas de investigación, algunas solicitadas por los mismos agricultores, otros propuestas por el mismo equipo de profesionales, y todos sus trabajos se pueden consultar on line en la web de la ADV (Fruta).

Fotografías cedidas por los tècnicos de la Agrupación de Defensa Vegetal (ADV) del Baix Llobregat.