El árbol de Laila crece en Cal Pastera

El árbol de Laila crece en Cal Pastera

De pequeña, Laila Chaabi, veía su padre trabajando en el huerto que tenían para autoconsumo y fue aprendiendo sobre qué, cómo y cuándo plantar, como regar … “Pequeños detalles que no te enseñan en la facultad, donde todo es muy teórico “, dice. Pero nunca se había planteado hacer de payesa. Como la vida da muchas vueltas, desde hace tres años trabaja el campo en Cal Pastera, una pequeña explotación de una hectárea de extensión en Sant Boi, propiedad de sus padres, y otra en Sant Vicenç dels huertos, de media hectárea. Estudió ingeniería agrícola y tiene 31 años.

Hoy, está al frente de su propio proyecto. Un negocio basado en la agricultura ecológica. Le gusta compararlo con la figura de un árbol. Primero se planta, se arraiga, crece, forma un montón de ramas y un día da frutos. De la semilla o el esqueje, habrá salido un árbol que desea que sea generoso. Ahora, está en la fase de crecimiento. Dice que se distingue el tronco. Uno que espera que dentro de un año, más o menos, se haga robusto y con el que se pueda seguir ganandose la vida.

“Tenía lo más importante para trabajar: la tierra”

“Cuando terminé la carrera -recuerda-, no tenía trabajo. Me pregunté: ¿qué hago? Me pongo a hacer de comercial fitosanitario? Fue pasando el tiempo hasta que me di cuenta de que yo tenía tierra! Tenía lo más importante para ponerme a trabajar “. Fue sumando las experiencias familiares y sus conocimientos y tomó la decisión de trabajar en el campo. “Es un trabajo poco agradecido y nada valorado, y en cambio la comida es la base de todo”, apunta. Ella y una amiga sumaron esfuerzos y apenas sin inversión, comenzaron a plantar en la propiedad de Sant Boi.

No lo tuvieron fácil. Los comienzos nunca lo son. Además, de vez en cuando recibían un jarro de agua fría por parte de algunos de sus compañeros agricultores: “Sois unas sucias, nos decían. Y todo porque tenemos plantas en el campo que para ellos son ‘malas hierbas’ “. Estas plantas son justo las que atraen fauna que se convierte en aliada para combatir según qué plagas. Quizás dan la impresión de que el campo no está cuidado, pero en realidad hacen una función importante para la cosecha, subraya.

El valor del “boca a oreja”

No habían pasado tres años cuando su amiga se fue para participar en otro proyecto agrario. Decidió seguir sola y comenzó a vender sus cosechas. Gracias al boca – oreja ganó clientes y éstos le dieron un reconocimiento entre los agricultores de los alrededores. A veces, se pone de acuerdo con otros pequeños productores para no repetir cultivos y entre todos poder tener un poco de todo: alcachofas, col Kale, acelgas, hinojo, rábanos, puerros, cebollas, pimientos, berenjenas, pepinos, calabazas y lechugas .

Sabe perfectamente cómo se hace camino. Sus horarios son, como dice el dicho, de sol a sol, y sus ganancias las reinvierte en el campo. Su madre pone el coche y le ayuda a llevar a vender sus productos. Ahora, está ahorrando para comprarse una pequeña furgoneta. Aparte de vender cestas de productos a través de su página web y grupos de consumidores, también vende en una parada, que comparte con otros tres pequeños productores de Viladecans, en en “Mercat de la terra”, que se organiza en la avenida del Paralelo de Barcelona los segundos sábados de cada mes, promovido por Slow Food Barcelona – Vázquez Montalban.

Proyecto TRACE

En el campo de Sant Vicenç dels Horts, trabaja en un proyecto promovido por la Associació Catalana de Traumatisme Cranioencefàlic i Dany Cerebral (TRACE). Laila cultiva productos ecológicos y colabora con las actividades de la asociación, que tiene como objetivos mejorar la calidad de vida de los afectados y familiares, y conseguir la inserción social, educativa, ocupacional y laboral de los afectados.

Si su árbol sigue creciendo como ha previsto, pronto podrá poner en marcha otro proyecto: cultivar plantas aromáticas y medicinales en una pequeña parte de la propiedad de Sant Boi. Ya lo ha bautizado como “el jardín de la salud”. Energía y ganas no le faltan. Va de cabeza y le gustaría tener el don de la ubicuidad.